Jan 25, 2009

VERA BRENES GUILLÉN: EJEMPLO DE SUPERACION

La Asociación Cultural Ujarrás a la que pertenecemos, es una organización sin fines de lucro, que entre otras actividades administra el Museo Religioso de la Parroquia de Paraíso, pero que anualmente realiza una exposición con lo mejor de la pintura de artistas paraiseños.

Este año, la exposición se le dedicó a Vera Brenes Guillén, vecina de Birrisito, que es un ejemplo de tenacidad y superación. Lo decimos, porque desde niña ha sufrido serias enfermedades, que llevaron a un médico a darle pocos años de vida; sin embargo, las ha derrotado y ha tenido tiempo para mostrarnos lo que es capaz de hacer por medio de la pintura, la que siempre le atrajo.

Con la humildad que siempre le hemos conocido, acompañada de su familia, esposo e hijos (los que le pronosticaron que nunca iba a poder tener), Vera Brenes Guillén recibió un merecido homenaje que esperamos sea un aliciente más para que su arte nos siga cautivando y enseñando.

Éstas las palabras de Doña Vera el día que se inauguró la muestra de pintura paraíseña:

"Estimados amigos concurrentes y ausentes que de alguna manera formaron parte de esta elección, que tengan muy buenas noches.
Quiero agradecerles sinceramente, estar acá acompañándonos,
Gracias a los compañeros pintores y pintoras, por hacerme un lugarcito entre ustedes, que dicho sea de paso, he podido observar sus obras, y son dignas de mucho respeto.
Gracias a mi familia por el apoyo brindado, durante todos estos años, y un especial agradecimiento a la Asociación Cultural Ujarras, y a los colaboradores del museo histórico religioso Nuestra Señora de Ujarras, por favor reciban un profundo agradecimiento.
A todos ustedes, les agradezco desde lo más profundo de mí ser, haberme dedicado esta XIII exposición de pintura. Créanmelo que cuando me lo comunicaron, sentí que no soy merecedora de semejante acto, pero la verdad, sale a relucir el ego, y se siente una profunda satisfacción, que compañeros pintores con la calidad que ustedes tienen, me hagan semejante honor.
En fin, paso a relatarles un pequeño retazo de cómo ha transcurrido mi vida.
Naci transcurriendo los años 50 del siglo pasado, en uno de esos días fríos de nuestro querido Birrisito, y soy producto de una familia de 7 hermanos ( 4 mujeres y 3 varones), que llegamos a conformar una familia como hay muchas en ese entorno, y fue ahí en donde pase mi niñez, que tal como los niños de nuestro querido terruño, transcurrió entre estudios, travesuras, y trabajo, que por aquellos tiempos nuestros padres nos exigían, pero que eso moldeo lo que ahora somos y que podemos aportar a nuestra patria, fue allí mismo en donde pase mi adolescencia, juventud, y que hasta la fecha, toda la familia gira en torno a este pueblo.
Al poco tiempo de ingresar a la escuela, me detectaron un daño en el corazón, esto me limito a que no pudiera jugar como todas las niñas lo hacían, y empecé dentro de “mi tiempo libre” a maquinar en que me podía distraer, fue así como un día se me ocurrió que los filtros de los cigarros de mi papa, los fósforos y los hilos que mi mama usaba para coser me podían servir para fabricar unos pinceles, (recuerde que en esa época no era como ahora, que los niños piden el sol, la luna y las estrellas, y que los padres se desviven por ponerles el universo a sus pies), de tal manera que le robaba de la cocina a mi mama los colores vegetales que ella usaba para colorar la gelatina y de esta manera inicie con mi sueño de ser pintora, cuando ingrese al colegio ya me habían realizado dos pequeñas cirugías que le hacen a las personas para poder detectar los daños en el corazón y sumado a ello un expediente con todo tipo de enfermedades comunes que le sucedía a los niños en ese tiempo.
En fin, entre al colegio y fue allí en donde inicie a pulir mi realización durante las clases de artes plásticas así llegue a conocer un poquito más de los tipos de materiales que se necesitan para pintar, pero al mismo tiempo mi enfermedad no cedía ni un milímetro, y se iniciaron las complicaciones de este modo no pude concluir con mis estudios de secundaria, y a ese entonces los médicos que me trataban, siempre decían que era muy probable que no llegara a tener hijos, que ahora viendo retrospectivamente siento que era una manera política y elegante de decir que pronto podría llegar el final de mi vida.
Recuerdo especialmente un día que llevaba en mis manos el resultado de un electrocardiograma que me había tomado y casualmente me encontré a un amigo que trabajaba en el hospital de Cartago, e inmediatamente le pedí que me interpretara los resultados y me dijo: Vera vos te estás muriendo, sin embargo por la gracia de Dios yo he antepuesto en todo momento mis achaques y se lo tome a broma, e incluso me pase riendo por mucho tiempo a costas del electrocardiograma.
Sin embargo, cuando lo lleve al médico lo vio al parecer bastante preocupado, y no lo dijo con las mismas palabras de mi amigo, pero si me dijo que estaba muy delicada y recomendó que me hicieran el cuarto cateterismo, mismo que dio un resultado positivo y el médico nos indico que no había que pensar mas y que debía operar casi de inmediato.
Para ese tiempo, yo era novia de mi esposo y ya él había pedido mi mano y todo lo demás para casarnos, pero yo le dije: que hasta que me operaran del corazón, podríamos casarnos, por si me moría que quedara soltero y hasta le ayudara a mis padres a construir su casa.
En este vaivén de toma de decisiones, pregunte al doctor sobre las garantías que el cómo médico podía darme sobre el proceso, y me dijo que ninguna, que el riesgo era alto pero que no podían asegurar ningún resultado positivo, porque de una uña encarnada se moría la gente, con tal razón yo que era una operación de corazón abierto, el riesgo era mucho mayor.
Me operaron en el año de 1979, Gracias a Dios todo salió positivo, de manera que pude seguir pintando y por esa razón estamos acá, pero continuando con la cronología de mi historia permitieron que me pudiera casar pero que no esperara llegar a tener hijos, a los meses nos casamos y Dios nos dio la bendición de tener 2 maravillosos hijos, pero por mi parte, yo seguía con el sueño de pintar y fue mi esposo el que me motivo a recibir unas lecciones, para de este modo poder afinar detalles sobre mi afición.
Y así continuo el paso del tiempo, hasta hace alrededor de 15 años me diagnosticaron artritis, el médico me dijo que de eso no me moriría y que no tiene curación, pero que esta enfermedad es de carácter degenerativo y que cada día iría destruyendo poco a poco mis capacidades corporales, fue así como a los 9 años de tenerla uno de los tratamientos me daño la esclerótica de los ojos y 3 daños que me fueron detectados entre la garganta y el esófago, luego hace alrededor de 5 años se me rompieron los tendones de uno de los dedos de las manos y me indicaron los médicos que me tratan que era probable que el corto plazo también llegara a necesitar de una silla de ruedas, pero Gracias a Dios, no ha sido así, y continuo a pesar de mis dolores valiéndome por mi misma.
Pero a pesar de los sinsabores que me ha mostrado la vida, también me ha dado muchos beneficios, placeres y satisfacciones, tales como tener una familia amada, estable, y con un crecimiento espiritual muy grande, también debido a esa enfermedad recibí una de mis mayores alegrías a las que un pintor puede aspirar, y esto fue el reconocimiento de mi arte, ya que en el mes de septiembre del año pasado me galardonaron con el primer lugar por Costa Rica en una obra en la que había que plasmar el sentimiento de uno como paciente con el problema de los huesos que vengo arrastrando, esto hizo que en el periódico La Nación, hicieran una publicación de mi persona, de mi enfermedad, y esto mismo llego a que muchas personas de nuestro querido terruño, me conocieran.
Una vez más, deseo de todo corazón agradecerles el gesto inmerecido que han tenido para mi persona, y exhorto a todos a quienes tienen limitaciones, y a los que no las tengan aun mas, que busquen el desarrollo intelectual, y especialmente el espiritual, que eso hará que todos cada día seamos mejores".

2 comments:

Kathy said...

Hola mi nombre es Kathya Bonilla Brenes,soy sobrina de Vera.Y usted tiene toda la razón,ella es un ejemplo para toda la familia y la sociedad,de que cuando uno se lo propone nada es imposible,ella siempre nos dice que tengamos sueños ya que si luchamos por ellos los podremos realizar.Para mi en lo personal es un orgullo ser su sobrina,porque ella es increible,super valiente y muy luchadora.No me queda más que decirle TE AMO tia Vera,eres lo máximo y gracias por tu ejemplo. Dios te bendiga

RONALD SEGURA CALDERON said...

Hola Kathy, muy hermosas sus palabras.